PROYECTO DE PARTICIPACION CIVIYAS

En: Transparencia En: miércoles, abril 19, 2017 Comentario: 0 Hit: 233

PROYECTO DE PARTICIPACION

 

La participación es un valor esencial de las asociaciones,  ya que éstas  son un espacio donde los ciudadanos se implican en la construcción colectiva de la sociedad. Las asociaciones surgen de grupos de personas que quieren participar en la mejora de su entorno desde diferentes ámbitos como pueden ser las actividades vecinales, sociales,  culturales, medioambientales, sociales, etc.

Es importante gestionar el valor de la participación para que las asociaciones sean fuertes y tengan una base social activa. Y ello para que sean más eficaces a la hora de realizar las tareas que se han propuesto. Las asociaciones son un medio que utiliza la sociedad para mejorar y realizar avances sociales, la fortaleza de la asociación no es tanto para ella como para poder servir con mayor eficacia a la sociedad. La participación es la entraña, la misma sangre de las entidades asociativa, un termómetro de su salud es el estado y el respeto por la participación. La radicalidad en la defensa de un alto grado de participación en la asociación será un dato que configurará una asociación cada vez más fuerte.

La participación tiene que tener cauces internos claros en la vida propia de la asociación, la asociación tiene que ser un cauce para poder participar y tener voz y incidencia en la sociedad y en las instituciones.

 

PROYECTO DE PARTICIPACION

 

La participación es un valor esencial de las asociaciones,  ya que éstas  son un espacio donde los ciudadanos se implican en la construcción colectiva de la sociedad. Las asociaciones surgen de grupos de personas que quieren participar en la mejora de su entorno desde diferentes ámbitos como pueden ser las actividades vecinales, sociales,  culturales, medioambientales, sociales, etc.

Es importante gestionar el valor de la participación para que las asociaciones sean fuertes y tengan una base social activa. Y ello para que sean más eficaces a la hora de realizar las tareas que se han propuesto. Las asociaciones son un medio que utiliza la sociedad para mejorar y realizar avances sociales, la fortaleza de la asociación no es tanto para ella como para poder servir con mayor eficacia a la sociedad. La participación es la entraña, la misma sangre de las entidades asociativa, un termómetro de su salud es el estado y el respeto por la participación. La radicalidad en la defensa de un alto grado de participación en la asociación será un dato que configurará una asociación cada vez más fuerte.

La participación tiene que tener cauces internos claros en la vida propia de la asociación, la asociación tiene que ser un cauce para poder participar y tener voz y incidencia en la sociedad y en las instituciones.

 

La participación es un tema clave para el movimiento asociativo ya que representa uno de sus valores constituyentes. Este elemento lo diferencia en buena medida de las empresas y de otras instituciones. La participación forma parte de la esencia de las asociaciones y al mismo tiempo representa un valor añadido en el desarrollo de sus actividades.

Para que la democracia sea real y no únicamente simbólica hace falta que se potencien canales para la participación de la sociedad. Ésta se puede dar, básicamente, a través de las entidades del tercer sector que canalizan buena parte de las actuaciones participativas de la ciudadanía.

El mundo asociativo cuenta con una larga tradición que ha contribuido a fomentar la participación, a profundizar sus modelos y a desarrollar una participación real y efectiva que parte de la misma dinámica interna de las organizaciones.

 

Las asociaciones contribuyen a construir una sociedad civil mejor estructurada,  que reclama canales activos de participación y de transformación de las realidades sociales. Así se fomenta y se desarrolla una participación crítica y responsable capaz de llevar a cabo por si misma los cambios que la sociedad necesita, al formar parte de ella misma y vivir y entender de primera mano la realidad sobre la que operar. Son muy importantes las asociaciones como interlocutores privilegiados de la sociedad, como cauces de interlocución entre la sociedad y sus instituciones. Ese contacto ese conocimiento de la realidad social solo puede venir de la participación.

 

 

Participar es una manera de vivir y de entender la vida en comunidad y una manera de vincularse con el mundo y con los otros.

La participación, sin embargo, no es espontánea ni gratuita. Representa un esfuerzo tanto por parte de las entidades como de las personas implicadas y requiere de un proceso de aprendizaje de ambas partes. Para las personas que deciden participar en una entidad, eso conlleva una serie de implicaciones: tiempo de dedicación, esfuerzo, ganas de implicación, compromiso con lo que se hace, paciencia, tenacidad, responsabilidad, etc.

El compromiso que representa la participación lo tienen que considerar tanto las personas individuales como las organizaciones.

La participación ha de darse en todas las áreas de funcionamiento de la organización. El hecho de fomentar la participación implica gestionar la entidad de forma participativa, que es el estilo más propio del mundo asociativo.

 

Diversas maneras de participar

Ofrecemos a continuación una clasificación de los grados de participación.

a) Información - comunicación: es el primer peldaño de la participación. Se trata de la transmisión de información en los dos sentidos: desde la dirección de la asociación hacia sus miembros y a la inversa, por ejemplo, en proporcionar información a la base de la asociación sobre un proyecto determinado.

b) Consulta - deliberación: se trata de recoger una opinión, a tener o no en consideración,  pero que busca obtener más información y contemplar los distintos puntos de vista de los asociados, lo que ayudará tomar mejor la decisión.  

c) Decisión: es el grado más alto de participación. En este caso, los miembros de la asociación participan en la toma de decisiones de uno o diversos temas, e incluso  según los casos y/o se hacen cargo de su gestión.

 

Como se ve hay diversos grados de participación, desde la simple información sobre determinada gestión o actividad de la entidad, pasando por  hacer aportaciones, intervenciones, opiniones y críticas sobre un determinado tema, hasta la organización y gestión de actos, de actividades, de servicios, etc.

 

Es importante fomentar la participación, conseguir a través de ella la implicación creciente de un mayor número de asociados,  consiguiendo asociaciones más fuertes y eficaces.

La participación no implica que en todas las decisiones tengan que participar todas las personas  de la entidad. Gestionar la entidad de manera participativa no está reñido con el hecho de que se puedan  tomar decisiones desde el equipo directivo o la Junta. Pero sí hay que establecer canales y una buena comunicación a fin de que las decisiones que se tengan que tomar desde el equipo directivo o la Junta puedan tener en cuenta la opinión de todos y cada uno de los miembros de la asociación.

La participación puede tener diversos grados de apertura:

Desde las asociaciones se debería  ofrecer diversas fórmulas de participación, de manera que cada persona pueda escoger (en función de sus motivaciones, capacidades y disponibilidad) la forma de implicarse que más se adapte a aquello que desea. Se trata de encontrar la fórmula más adecuada para canalizar la participación de las personas en la organización. No todas las personas pueden o quieren participar de igual manera; en función de su disponibilidad, conocimiento, etc. hace falta establecer los espacios de participación en que se sientan más cómodas y sirvan mejor a la asociación.

Hay muchas y diferentes motivaciones para adherirse a una asociación, hay que saber diferenciarlas y saberlas gestionar de manera adecuada. Por eso, hay que conocer como  paso previo la motivación de las personas para  formar parte de la asociación, para saber gestionar de manera diferenciada  cada motivación e inquietud.  Si se tiene en cuenta este aspecto se gestionará de manera eficiente la base asociativa, ya que se asignarán formas de participación adecuadas a lo que buscan las personas. Por una parte, se aprovechará mejor el potencial de las personas interesadas en participar en un grado alto, y por otra parte se ofrecerán opciones más adecuadas a aquellas personas que quieren participar de otras maneras.

 La participación no tiene que generar un sentimiento de obligación a las personas que forman parte de la entidad, sino que tiene que ser un derecho del cual puedan hacer uso. Es importante plantear la implicación como un proceso gradual y no forzado.

La información y la comunicación son imprescindibles para motivar a las personas a implicarse en el funcionamiento de la asociación. A veces desde las asociaciones se quiere que las personas se impliquen sin pensar cuál es la información que necesitan para poder hacerlo. Reflexionar sobre cómo se puede mejorar la información y los canales de participación de la base social ayudará a hacer de las asociaciones organizaciones más abiertas y transparentes.

 

Es evidente que un alto grado de participación refuerza a la asociación, le hace más eficaz y más potente, como hemos dicho un alto grado de participación en la vida interna de la asociación, que implique a su vez una entidad no encerrada en si misma y en sus problemas internos, sino abierta al entorno social al que pertenece, abierta a participar y a influir en las decisiones sociales e institucionales.

 

Desde nuestra asociación, en concreto, se tiene en gran valoración la participación de cada uno de los miembros, la Junta directiva se reúne cada lunes y en ella pueden participar todos los socios, aportando y ofreciendo sus diferentes puntos de vista.

Una vez cada mes hay una reunión de la asamblea de socios donde se renueva el compromiso por la información y por la transparencia interna y externa.

 

Nuestra asociación participa en la vida social del barrio, forma parte de los centros de salud torreramona y norte y a su vez también participa en la vida institucional en el pleno y en la Junta de distrito.

 

Una fuente de dinamización que conecta con la realidad más actual es el empuje que desde nuestra asociación se da a la información y a la participación en las redes sociales, nuestra página web, nuestros perfiles en twitter y en facebook ofrecen información, y favorecen la participación de todos los socios y de todos los vecinos del barrio en las decisiones que les afectan, demostrando la coherencia con el impulso de cotas cada vez mayores de participación de todos los vecinos del barrio.

 

Comentarios

Deja tu comentario