La Manada y la justicia patriarcal

En: Asociación Las aguadoras En: lunes, abril 30, 2018 Comentario: 0 Hit: 24

Es necesario formar jueces en violencia de género y en violencia sexual

Protesta en Valencia contra la sentencia de La Manada.

Protesta en Valencia contra la sentencia de La Manada. / MIGUEL LORENZO

Intimidación y violencia son los dos conceptos alrededor de los que gira la enorme polémica generada por la incomprensible sentencia del 'caso de La manada'. Según el fallo, la ausencia de intimidación y violencia hacen que los hechos probados (entre otros, las once penetraciones que sufrió la víctima sin consentimiento) constituyan un delito de abuso sexual y no de agresión sexual. Para los jueces, el hecho de que la chica de 18 años, "rodeada por cinco varones, de edades muy superiores y fuerte complexión (...)" sintiera "un intenso agobio y desasosiego (...) que le hizo adoptar una actitud de sometimiento y pasividad" no constituye intimidación. Ese mismo sometimiento evitó que los agresores usaran (más) violencia sobre ella, y es así como lo sucedido no es, a ojos de los jueces, una agresión sexual.

No opinan lo mismo miles de mujeres que se han manifestado en toda España, la fiscalía (que presentará recurso) y reputados juristas. Hay que  respetar las decisiones judiciales, pero ello no es impedimento para afirmar que el fallo hace un flaco favor a la igualdad, perpetúa los clichés que dan pábulo a la cultura de la violación y da la razón a las voces que critican desde hace mucho tiempo la justicia patriarcal. La sentencia indica que si una víctima no se resiste, no hay violación, y que la penetración no consentida no es violencia. Entre otros muchos aspectos criticables, se cargan las tintas sobre la víctima y se siguen aceptando prejuicios que deberían estar superados sobre la naturaleza de las relaciones sexuales. 

ENTRETODOS

Estos prejuicios marcan la interpretación de la ley por parte de los jueces, como puede leerse de forma escandalosa en el voto particular de uno de los magistrados. La ley siempre será interpretada por los jueces. Otro asunto es que juzguen crímenes vinculados con la violencia machista jueces que no tienen ninguna formación ni en violencia machista ni en violencia sexual. Esta es una de las conclusiones que arroja el 'caso de La manada', la necesidad de formar jueces o incluso de crear tribunales específicos para tratar estos casos. La otra es la revisión del delito de violación en el Código Penal, que data de 1995. Mientras, por difícil que sea en plena ola de indignación, cabe confiar en que los recursos a instancias superiores logren que se acabe haciendo justicia en este caso.

Comentarios

Deja tu comentario